Manejo farmacológico de la obesidad

Precisely how industry evaluation has become modifying the investment decision field | ansarada data room
26 junio, 2019

Manejo farmacológico de la obesidad

El manejo de la obesidad representa un desafío importante para los profesionales dedicados a la atención de este tipo de pacientes, es por esto que existen diversos tratamientos disponibles.

Lo más importante es el cambio de estilo de vida, realizar actividad física con regularidad y comer sano. Sin embargo, para muchos, hacer esto es sumamente difícil y, lamentablemente, fracasan con facilidad por diversos factores, como aquellos emocionales, personales o sociales.

Una explicación fisiológica de porqué es tan difícil seguir una pauta de alimentación, es que ante el exceso de tejido adiposo (o grasa) se crean numerosas alteraciones que impiden regular correctamente los mecanismos hormonales que trabajan con la saciedad y el hambre. Justamente, el tratamiento farmacológico está enfocado en este punto (el efecto que provoca la mayoría de estas pastillas es inhibir el apetito y quitar esa sensación de comer por antojo y picotear sin hambre) lo que permite que sea más fácil seguir una pauta de alimentación y no fracasar luego de la primera semana.

La FDA es quien regula y autoriza la venta de los fármacos para la obesidad por el riesgo de efectos adversos que algunos de estos pueden tener. Es más, existen numerosos fármacos que fueron retirados del mercado luego de mostrar un aumento significativo del riesgo cardiovascular, como fue el caso de la Sibutramina, fármaco que hoy tiene prohibida su prescripción y venta.

Actualmente, aquellos medicamentos que están aprobados por la FDA para el tratamiento de la obesidad no son muchos. Solo uno de ellos está permitido para el uso de forma crónica, sin embargo, no es bien tolerado por los pacientes. Los otros fármacos se pueden usar por un tiempo limitado, debido a que no está demostrada su efectividad a largo plazo. Además, el uso crónico puede conllevar la aparición de efectos adversos no deseados.

Dado lo riesgosos que pueden ser estos remedios y la tolerancia que cada paciente pueda tener, es fundamental la correcta prescripción de estos fármacos, SIEMPRE acompañadas de un manejo multidisciplinario por parte de nutricionista, psicólogo, kinesiólogo y nutriólogo.

Efecto rebote

Mucha gente pregunta por el famoso “efecto rebote” (una reganancia de peso luego de finalizar el tratamiento) que se produciría tras la suspensión del tratamiento.

Esto NO se trata de un efecto automático derivado de la mera suspensión del fármaco. Se produce por la sencilla razón de que los pacientes vuelven a sus hábitos previos al tratamiento y, por ende, suben de peso.

Por ello, es importante destacar que el apoyo de un psicólogo es fundamental para preparar a un paciente ante la suspensión del tratamiento, dándole herramientas que le permitan desarrollar la voluntad para decidir qué comer o no, y no depender de una pastilla.

En Nutrimet contamos con un equipo multidisciplinario que te ayudará a lograr tus objetivos.

Comments are closed.