El rol de la psicología en la cirugía bariátrica

La obesidad ha sido declarada por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como una epidemia y un factor de riesgo para diversas enfermedades tanto físicas como psicológicas. Se entenderá la salud mental como:

“Estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.” (Organización Mundial de la Salud).

La calidad de vida de los pacientes con obesidad se ve sumamente afectada, influyendo directamente en el desmedro de su salud mental. En ocasiones la funcionalidad y movilidad del sujeto se encuentran reducidas, repercutiendo negativamente en la cotidianeidad del paciente, así como también puede existir tendencia al consumo de tabaco y alcohol. Además, frecuentemente las personas señalan ser víctimas de discriminación, excesiva preocupación por el cuerpo, aislamiento social, estado de ánimo deprimido, lo que impacta negativamente en su salud mental. También es posible encontrar presencia de depresión, baja autoestima, trastornos ansiosos y trastornos de la conducta alimentaria.

Dentro de estos últimos el más frecuente es el trastorno por atracón, se ha informado que el 24% de los pacientes con obesidad mórbida presentan trastorno por atracón severo, que a su vez se relaciona con mayor prevalencia de depresión y disminución de la calidad de vida (Alger-Mayer, Rosati, Polimeni & Malone, 2009). Otro trastorno relacionado con la conducta alimentaria es la ingesta emocional que se presenta en el 38% de los pacientes con obesidad y se caracteriza por comer sin hambre física, sino en respuesta a algún estado emocional (Guerdikova et al., 2007).

El rol de psicólogo

Evidencia ha demostrado que es fundamental que todos los pacientes que serán sometidos a este tipo de cirugía, deben atravesar por una completa evaluación para identificar los factores que influyeron en el desarrollo de la obesidad, como aquellos factores que pudieran interferir en el bienestar del paciente después de la cirugía. En esta línea, la evaluación de los factores psicosociales y conductuales del paciente y su pertinente modificación previa, repercutirá positivamente en el efecto a largo plazo de la cirugía bariatrica.

El rol del psicólogo en un equipo inter-disciplinario para cirugía bariátrica consiste en la evaluación inicial de los pacientes con el fin de determinar su capacidad para cumplir con los cambios en el estilo de vida que se necesitan antes y después de la cirugía, brindar al paciente psico-educación a fin de prepararlo para estos cambios. Esta preparación ayuda al paciente a tener expectativas realistas sobre los resultados del procedimiento al que se quiere someter y disminuir el sentimiento de incertidumbre que a su vez es generador de ansiedad. Por esa razón, la labor del psicólogo debe centrarse en la motivación y adhesión a cambios en estilos de vida a través de la aplicación de la psico-educación y técnicas cognitivo-conductuales específicas.

María José Fernández
Psicóloga Nutrimet

Referencias

– Extraído de Biblioteca Electrónica “Scielo”, Interdisciplinaria vol.30 no.2 Ciudad Autónoma de Buenos Aires dic. 2013.

-Definición de salud Mental, Organización Mundial de la Salud. (OMS, 2013).

 

2018-04-11T18:32:38+00:00